Las 5 claves de una gira musical perfecta

Lo que nunca te han contado y que es vital para hacer de una gira una experiencia agradable, cómoda y divertida.

1. La puesta en marcha

La primera clave y la más importante para empezar un gira con buen pie es tener clara la hoja de ruta: está claro que si no sabes los horarios, no vas a llegar a tiempo (llegarás o muy tarde o muy pronto, pero nunca a la hora). Dónde se come, qué carreteras viajaremos, dónde nos alojamos, a qué hora es la prueba de sonido, a qué hora es el concierto, quién conduce…

 

 

 

2. La carga de la furgoneta

Hay dos tipos de personalidades dentro de cada grupo: los “ingenieros” y los “no ingenieros”. Los “ingenieros” son aquellos que tienen la capacidad innata de visualizar los instrumentos y demás bultos como fichas de “tetris”, de manera mágica colocan los cienmil bultos dentro de un espacio de 1×1, y contando con las maletas de viaje, claro. Si no tienes esa visión “tetrisiana”, déjales a los ingenieros, ellos te guiarán en esta ardua tarea.

 

3. El viaje

Tanto si es una gira de un fin de semana como de un año, asegurate la comodidad dentro del transporte. Hablamos de cojines/almohadas de viaje, mantas, cds/ipod, pelis, libro. Muy bien, esa es lo que todos pensamos, pero ¿qué ocurre en la realidad?: que no llevas cojines/almohadas porque es un bulto más, que las mantas son los propios abrigos, que acabais oyendo la radio local porque (nadie ha traido música), que sí te has acordado de las pelis, pero no llegas ni a la mitad, la batería del portatil no aguanta y que el único libro que lees es la revista de la gasolinera y el Marca. La conclusión: tomatelo con calma, disfruta de las bromas, de los olores, de los ronquidos, del paisaje, de las conversaciones para arreglar el mundo, de las paradas técnicas, de los menús de carretera….del viaje.

4. La llegada

Llegais al hotel/pensión, os repartis las habitaciones y con quien compartir sueños. Por favor,nunca nunca nunca te tumbes en las sobrecamas sin estar vestido. No sabes lo que ha pasado en esa habitación pocas horas antes de tu llegada… Bromas aparte, la llegada al lugar de reposo del músico suele ser algo agradable y deseado después del intenso viaje. Es el momento de descansar, asearse y relajarse antes de ir a la prueba de sonido: disfruta de esos 5 minutos.

5. La prueba de sonido

Sí, es dura y sí, es aburrida y sí, es larga. Pero amigos, es NECESARIA. Es imprescindible comprobar que todo funciona, que suena, que no te has olvidado el bombo en casa o el ordenador en el hotel. Le ves al técnico de sonido y piensas que está jugando a las maquinitas. Todo el rato tocando botones y faders y no notas diferencia alguna. No preguntes, él sabe lo que hace. Más tarde en el concierto te darás cuenta que no son técnicos, que son magos del sonido.

 

Para acabar y como agradecimiento por leer este post, desvelamos lo que realmente se cuece en los camerinos: un secreto muy bien guardado….ESTUDIAR!

 

Si te ha gustado este post [Retweet] Gracias!