Lost in translation (parte I)

¿Cómo afecta la compresión de datos en tu música?

Los formatos de audio analógico siempre han tenido sus “problemas”, sólo escucha un vinilo o un cassette y oirás clicks, pops, variaciones, tonos inconsistentes…Cuando llegó el Compact Disc ofrecía un aumento de rango dinámico, sin ruido de fondo. Aunque fué criticado en sus primeros días, las generaciones posteriores de conversores suenan mucho mejor, haciendo el CD un muy buen formato comparado con sus predecesores.

Los reproductores de MP3, iPod, iTunes y diversos formatos de descarga son ahora lo que una gran cantidad de consumidores escucha, y no olvidemos que la experiencia musical de mucha gente es vía streaming como Youtube, Spotify y Soundcloud. Todas estas fuentes usan el formato de compresión de datos “con pérdidas”.

¿Qué hace esta compresión a tu audio?, ¿cuales son las limitaciones de estos formatos y en qué reproductores se da lugar esta compresión de datos?

Respuesta en frecuencia y rango dinámico

Identifiquemos primero ciertos conceptos y terminologia.

Con respecto a la respuesta en frecuencia, el rango teórico de la audición humana se dice que abarca desde 20Hz hasta 20kHz.

Obviamente, cuanto menor sea la frecuencia más baja que pueda reproducir un sistema de audio y cuanto mayor sea la frecuencia más alta, mejor.

Esto es aplicable tanto al formato del archivo de audio como al hardware de grabación y reproducción, aunque en la práctica, las frecuencias menores suelen ser más un problema de reproducción de los altavoces y auriculares que del formato del audio difundido.

La respuesta en frecuencia no es el único factor importante. El sonido acústico real (no le que se captura y luego se reproduce) puede tener un increíble rango dinámico, y el rango dinámico teórico que el oído humano aprecia se extiende desde 0dB SPL (Sound Pressure Level) hasta un lugar entre 130 y 140 dB SPL.

El rango dinámico de un sistema de audio es el rango entre el sonido más debil (bajo) que puede reproducir (o el momento en que es tan debil que se confunde con el ruido de fondo), y el sonido más fuerte (alto) que puede reproducir (antes de que distorsione). Por ejemplo, la cinta analógica puede capturar un rango dinámico cualquiera entre 50 y 70 dB.

(Artículo traducido de Lost in Translation de Ian Corbett, para la revista SOS Edición Abril 2012)

Leave a reply