Raúl Montouto: “Las bandas deben aprender a grabarse”

Raúl Montouto: “Las bandas deben aprender a grabarse”

El coordinador y dinamizador sociocultural dde Bilborock nos habla de las bandas emergentes de Bilbao y de cómo pueden llegar a mejorar

En Letamina hemos querido acercarnos a Bilborock para conocer de primera mano cuál es la labor que desempeña desde hace años este centro en Bilbao. Para ello hemos hablado con Raúl Montouto su coordinador. Con él hemos hecho un recorrido por la música que ha sonado y suena en Bilborock y hemos hablado sobre las carencias que las bandas más nóveles tienen a la hora de sacar una banda adelante. Una larga charla que nos ha servido para saber con exactitud cuál es la realidad musical en la villa y para conocer más sobre los entresijos del famoso y veterano concurso Villa de Bilbao.

Para Raúl la responsabilidad e influencia de Bilborock es algo mucho más que el edificio en sí mismo: “Cuando hablamos de este centro también tenemos que hacerlo del concurso Villa de Bilbao que es uno de los concursos fuertes a nivel estatal”. Sobre este tema nos ha hecho llegar lo mucho que bandas ajenas a la escena del País Vasco se interesan por el concurso y la gran importancia que le dan colocándolo por encima de las del resto del estado. Ha destacado además la gran importancia que tiene para las bandas, no sólo a la hora de recibir el premio en el caso de ganarlo, sino como experiencia al compartir escenario con otras bandas que tal vez no pertenecen a la escena local: “No tendría ningún sentido realizar un concurso centrado únicamente en las bandas locales porque en ese caso los participantes no tendrían la oportunidad de compartir escenario con gente de Murcia, Gijón o incluso Suecia. De esta forma logramos además que las miradas se centren en Bilbao desde otras partes y desde medios mucho más lejanos”.

Cuando le preguntamos a Raúl sobre el aspecto formativo, y sobre lo que él cree que las bandas de Bilbao deberían mejorar, lo tiene claro: “A menudo las bandas ensayan mucho y tocan sin parar pero luego no se molestan en coger un dispositivo y grabarse para poder ver y escuchar cómo suenan desde fuera. No es lo mismo lo que escuchas mientras tocas y lo que en realidad suena y por eso es importante que cojan esa costumbre. El recorrido que habitualmente hacen las bandas es el de pasar del local de ensayo al escenario y a menudo lo que sucede es que se sorprenden cuando el resultado y las críticas no son las esperadas”. Raúl cree además que el hecho de grabarse favorece a la hora de poder “mutar”, dicha canción y adaptarla a diferentes formatos: “A menudo las circunstancias exigen, especialmente en un estudio de grabación, el agregarle a una canción diversos elementos que luego probablemente no estén en el directo, acostumbrarse a estas cosas sólo puede lograrse escuchando mucho los temas desde una posición exterior. Es probable además que alguna vez surja la oportunidad de realizar un concierto acústico en salas como la Fnac, y para poder adaptarse a ese formato primero han tenido que ser capaces de escucharse y aprender a transformar el tema”.

A la hora de realizar la comunicación de la banda, Raúl también cree que se cometen muchas deficiencias o que directamente no se trabaja: “Es muy habitual que las bandas de corte más indie sí trabajen esa faceta porque va unido a una cultura en la que a menudo hay programadores, informáticos, fotógrafos o gente que directamente vive muy ligada a las redes sociales y eso hace mucho a su favor. Sin embargo en las bandas más ligadas al rock no es tan habitual que los miembros del grupo hagan una labor de comunicación eficaz y por eso a menudo no llegan hasta donde deberían”.

Barrutirock al rescate de las bandas nóveles

Cómo ayuda a las bandas que comienzan a dar sus primeros pasos, Raúl ha querido destacar la labor que durante años viene realizando el programa Barrutirock. Un sistema especialmente diseñado para los grupos de música que cuentan con una menor experiencia , o incluso nula, y que ha ayudado a muchas de ellas a hacer el rodaje frente al directo. Un sistema que actualmente cuenta con locales en cada distrito de Bilbao y que acerca la experiencia del directo a quienes necesitan un empujón para vivirla de la forma más positiva posible: “Hay bandas que se pasan meses o incluso años ensayando sin dar el paso de dar un concierto. Gracias a este programa Bilborock ofrece la oportunidad de que las bandas den ese paso contando para ello con un local de características decentes, un ayudante y un técnico de sonido. El objetivo del programa no es centrarlo en Bilborock sino precisamente alejarlo de él y explorar diferentes espacios para conocer como es una jornada completa de directo”. Y es que, según nos ha hecho saber Raúl, muy a menudo las bandas no conocen cómo funciona la puesta en largo de un concierto, cómo funcionan los tiempos y cuáles suelen ser los protocolos habituales.

Leave a reply